Haz click aquí para descargar

 

Los tornillos HECO® se consideran a nivel mundial excelentes en seguridad y fiabilidad en tecnología de fijación. Durante todo el proceso de elaboración sometemos nuestros tornillos a los más exigentes controles y pruebas de calidad.

Las primeras pruebas se hacen a pie de máquina, inspeccionando y auditando cada una de las estaciones de la que consta la estampación de los mismos. Estos primeros datos se registran electrónicamente, para su posterior análisis en el departamento de control de calidad.

A continución, el responsable de calidad coge estos datos junto con las muestras físicas y las somete a  inspecciones con el microscopio, pruebas de par de rotura, mediciones de las diferentes cotas, etc.

Una vez terminado el proceso de estampación se procede al tratamiento térmico en la propia fábrica.

Posteriormente, se realiza el tratamiento superficial electrogalvánico. (subcontratado a empresas previamente auditadas)

Antes de entrar en la fase definitiva de empaquetado y servicio al cliente, se hacen las últimas inspecciones para verificar el espesor correcto del recubrimiento y la no existencia de residuos extraños.

Esta sofisticada gestión de calidad está certificado por TÜV, según norma DIN EN ISO 9001:2008, certificación que es auditada detalladamente cada año.


Buscar

Haz click aquí para descargar